VERDURAS AL WOK

Me encanta el sabor dulce que tienen gran cantidad de los platos asiáticos. Esta receta contribuye a alcanzar las cinco raciones mínimas de fruta y verdura que necesitamos comer al día para mantenernos sanos, es apta para veganos, celíacos e intolerantes a la lactosa, requiere un tiempo de preparación de unos cincuenta y cinco minutos, es muy económica, con un precio por comensal inferior a un euro y aporta muchos hidratos, sobre todo por el almidón de la patata, y grasas por el aceite. Freír, aunque realza el sabor de los platos, es la peor opción como método de preparación de alimentos. El aceite de oliva contiene grasas monoinsaturadas, beneficiosas para la salud cardiovascular, pero son modificadas por efecto del calor. Freír a fuego bajo hará que los alimentos absorban más aceite y una temperatura excesiva modificará más las grasas, al alcanzar el aceite su punto de humeo, pudiendo perjudicar nuestra salud. Si prefieres una opción más saludable, puedes pintar las verduras con aceite e introducirlas en el horno a 180ºC durante cincuenta minutos, aunque el sabor y la textura serán diferentes.

Prueba a comerla con palillos.

Buen provecho 🙂

INGREDIENTES:
• Una patata grande
• Una berenjena
• Un pimiento italiano (de esos verdes alargados)
• Una zanahoria grande
• Una cebolla pequeña
• Dos dientes de ajo
• ½ cucharadita de jengibre
• 2 cucharadas de salsa de soja.
• 1 cucharada rasa de azúcar moreno.
• ½ cuacharada de maicena
• 70 ml de agua

PREPARACIÓN:
1. Lava, pela, corta la patata en trozos grandes y fríela en un wok (o sartén en su defecto) en aceite de oliva virgen extra a fuego medio-alto, revolviendo de vez en cuando.
2. Mientras se fríe, trocea la berenjena con piel e incorpórala al wok una vez que estén doradas las patatas y las hayas depositado en un plato con papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite.
3. Repite el mismo proceso con el pimiento.
4. Pela la zanahoria, córtala en diagonal, en rodajas finas alargadas, y friélas una vez que hayas colocado el pimiento en el papel absorbente.
5. Corta la cebolla en cuadrados grandes y repite el proceso.
6. Una vez fritas todas las verduras separadamente y puestas a escurrir, saca el aceite sobrante del wok (a mí no me sobra, porque prefiero usar poco para que el plato sea más saludable), dejando unas gotitas. Pela y pica el ajo muy fino, sofríelo en el wok con el jengibre e incorpora las verduras anteriores. Revuelve.
7. Agrega la salsa de soja y el azúcar.
8. Disuelve la maicena en un poco de agua fría (uno 70 ml) con la ayuda de una cuchara, para que no se formen grumos, y agrégala al wok.
9. Mézclalo todo bien y cocínalo a fuego medio durante tres o cuatro minutos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *