LA DELGADA LÍNEA QUE SEPARA CIENCIA Y ARTE.

Drosophila titanus, Andy Gracie.

Quiero compartir contigo una de las mejores experiencias que he tenido en un museo. Fue en el Centro de Arte y Creación Industrial de La Laboral, en Gijón. Se trataba de una exposición artística en simbiosis con el mundo científico. En ella, podías observar la creación de moscas resistentes a temperaturas bajo cero mediante la selección y posterior reproducción de los ejemplares seleccionados, pudiendo adaptarse a la vida en otros planetas. En concreto se mostraba la mosca Drosophila titanus, modificada para colonizar Titán, una de las lunas de Saturno, que posee atmósfera. Fue el astrónomo español Josep Comas i Solà quien en 1907 sugirió que Titán podría tener atmósfera, lo que inspiró a escritores como Asimov, Arthur C. Clarke y Stanislaw Lem y, más recientemente, al artista Andy Gracie, creador de estas moscas.

Esto es un ejemplo de cómo diversas disciplinas se alimentan unas a otras, proporcionando ideas, algo totalmente necesario en el método científico para la creación de hipótesis. En parte los descubrimientos de Newton cambiaron la visión ordenada del cosmos cerrado y armonioso de la Grecia Antigua y cuestionaron la doctrina religiosa que se había impuesto en los siglos anteriores, sumiendo al hombre en un estado de desarraigo, por la pérdida de su lugar en el mundo, un caos infinito y carente de sentido. La vida en la Tierra se acabará volviendo insostenible, ya sea por el cambio climático, por el impacto de un asteroide descomunal o porque el Sol se apague. En la actualidad, se baraja la posibilidad de colonizar otros planetas, lo que inspira también a guionistas y directores de cine a producir películas como Interestellar, que, a su vez, dan paso a nuevos hallazgos científicos, como los logrados por el astrofísico Kip Thorne, en relación con los agujeros negros, al asesorar a Christopher Nolan para la elaboración de la película.

Código XML-SVG, Karin Sander.

En esta exposición también pude observar la combinación del ADN de un árbol con el ADN de un familiar fallecido, sin cambiar el fenotipo del árbol, siendo otra manera de superar el luto. Me dio la sensación de que comerte una manzana era equivalente a comerte a tu abuelo. Una pared estaba llena de código XML-SVG, que representaba una figura geométrica que sólo un ordenador podría mostrar. ¿Qué sería lo que estaba dibujado allí? Había una sala llena de vasos con agua, agujas imantadas y bobinas de alambre de cobre. La agujas, orientadas en dirección norte-sur por acción de la fuerza geomagnética,  se movían atraídas hacia el cobre por un campo magnético temporal, generado al suministrar corriente eléctrica a las bobinas, produciendo sonidos relajantes al contacto con el cristal.

El proyecto Opimilk llamó mucho mi atención. Consistía en modificar vacas para que produjeran leche con las propiedades de la saliva humana, para que las personas que padecen dolores crónicos puedan dejar de sufrir gracias al efecto analgésico de la saliva, sin ser adictivo ni tener efecto tolerancia. Quise saber si se trataba de un proyecto real o sólo artístico, así que busqué información y llegué a la conclusión de que no se había llevado a cabo nada parecido; aunque la saliva sí que posee propiedades analgésicas, ya que contiene un opiáceo seis veces más potente que la morfina, conocido como opiorfina en la saliva humana, espinorfina en la de las vacas y sialorfina en la de las ratas. Este inhibidor del dolor en las ratas fue el que investigadores del Instituto Pasteur descubrieron en 2006. Pensaron que la saliva humana podría contener un péptido similar que inhibiera las mismas proteínas. Lo aislaron y se lo inyectaron a las ratas, comprobando que 1mg/kg de opiofina equivale a una dosis de morfina de entre 3 y 6mg/kg. La autora del estudio, Catherine Rougeot, espera que el hallazgo pueda conducir a la producción de analgésicos tan potentes como la morfina, pero sin sus efectos secundarios, sobre todo la dependencia y la tolerancia, puesto que la morfina es muy adictiva y además se necesita aumentar la dosis cada poco tiempo para conseguir el mismo efecto. Por otro lado, esperan que el descubrimiento permita identificar las condiciones en las que el organismo libera la opiorfina de manera natural, para provocar la reacción sin necesidad de administrar sustancias externas. La opiorfina funciona activando los opiáceos endógenos, los producidos por el propio organismo, mediante la inhibición del metabolismo de las encefalinas. Ya se había intentado proteger las encefalinas en otros estudios sin éxito, por lo que muchos profesionales se muestran escépticos. Se teme que los efectos inhibidores de esta sustancia sean poco específicos y no sólo protejan las encefalinas, desencadenando una amplia gama de efectos secundarios. La saliva podría utilizarse para tratar depresiones. Incluso es empleada por los restauradores para limpiar cuadros, por su capacidad para degradar impurezas, debida a su riqueza enzimática.

Opimilk, Teresa Dillon.

 

Un comentario Añadir valoración

  1. Lya dice:

    Muito seção de conteúdo. Eu tropecei em cima seu blog e no capital de adesão para afirmar
    que eu adquirir na verdade desfrutado conta
    suas postagens no blog. Qualquer maneira eu vou estar assinando seu aumentar e eu mesmo conquista você acessar consistentemente rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *