LA BÚSQUEDA INTERIOR COMO MOTOR DEL CAMBIO. PANTA REI.

Hace un par de meses decidí dejarlo todo para irme lejos. Abandoné la carrera que estaba haciendo y empecé a preparar un viaje en bicicleta. Comencé por leer un libro que tenía a mi alcance: Expedición Cabo Norte. En él, Ana narra, con un estilo exquisito, su viaje en bicicleta desde Asturias hasta Noruega junto a Pablo, su pareja en ese momento, y Hippie, la perra de Pablo. Compartí con ellos sus aventuras y sentimientos: ilusión, impotencia, ira, resignación, miedo, agotamiento, alegría… Poco a poco fui conociendo los pequeños retazos de sus personalidades que compartían conmigo y con todo aquel que quisiera dedicarles su tiempo. Visité el blog Anina Anyway y quedé prendada de esa filósofa que no teme mostrarse desnuda frente a tantos desconocidos ni vivir como desea. Vi decenas de vídeos de Bikecanine en YouTube con consejos para cicloturistas. Al principio me reí de lo espídico que aparece Pablo en sus más de trescientos vídeos, pero su “¡QUÉ PASA, AVENTUREROS!” terminó convirtiéndose en mi grito de batalla matutino. Lo que me pude reír oyéndoles cantar. Y, así, poco a poco, les fui cogiendo cariño.

Al igual que ellos, quería que mi viaje no sólo sirviera como crecimiento personal, sino que fuese una forma de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor, así que mi pareja y yo buscamos una causa con la que colaborar.

Nyhavn, Copenhague, Dinamarca

Habíamos decidido ir hasta China en bicicleta, pero él no podía comprometerse a viajar durante más de tres meses, así que, como hace años que quiero conocer Dinamarca, por mucho frío que haga en invierno por Europa (¡nos vamos en enero!), nuestro destino será el considerado por la ONU como “el país más feliz del mundo”.

Christiania Bike

Allí, el sector público cubre las necesidades de sus ciudadanos durante toda su vida con una elevada tasa de impuestos, que da acceso a una sanidad y a una educación de calidad para todos. Además, la bicicleta es el medio de transporte predilecto de los ciudadanos de Copenhague para ir al trabajo, superando en número al resto de vehículos. Cuentan con un barrio autogobernado por el que no circulan coches, Christiania, creado a raíz del deseo de un grupo de personas de poder proporcionar a sus hijos terrenos en los que jugar libremente y del debate que se generó después. En ese barrio, se inventaron las Christiania Bikes, unas bicicletas con un cajón delantero, en el que se puede transportar a los hijos, la compra, etc. Allí nació Lukas Graham. Hace años que quiero conocer de primera mano cómo es la vida en Dinamarca y qué mejor manera de hacerlo que con un medio de transporte no contaminante.

Y entonces llegó el momento de prepararlo todo. Teníamos que hablar con ONGs, crear la campaña, buscar patrocinadores, comprar el equipamiento, reparar las bicicletas, crear un blog con WordPress, escribir las entradas, comprar un dominio y un hosting, diseñar un logo y vectorizarlo con Illustrator, entrenar con la bicicleta, aprender a editar los vídeos con Premiere y After Effects, fabricar pulseras de macramé y bicicletas de alambre para recaudar fondos vendiéndolas por el camino… ¡Y sólo disponíamos de dos meses!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *