CUATRO AÑOS EN LA PROSTITUCIÓN

Con veintitrés añitos, tras intentar encontrar trabajo sin estudios durante una crisis económica mundial, no disponer de una familia en la que apoyarme y tener un hijo al que no podía criar como me hubiera gustado, decidí colgar un anuncio en Internet ofreciendo mis servicios como prostituta. Tampoco lo consideraba algo tan grave. Lo veía…